fbpx

Si la vuelta de vacaciones en si ya es un fastidio, el hecho de deshacer las maletas ya es un horror. Llegamos cansados del viaje, un poco desanimados por el fin de las vacaciones y aún encima al llegar a casa toca ¡deshacer las maletas!

Nosotros queremos ayudarte y poniendo en práctica estos sencillos 8 consejos te resultará más llevadero y rápido:

  1. No lo dejes para mañana. A no ser que llegues muy tarde, no pospongas esta tarea. Descálzate, ventila la casa, pon tu música preferida y al ¡lío!
  2. Reparte la tarea entre todos los miembros de la familia. Que cada uno se encargue de deshacer su maleta. Hasta los niños (siempre que no sean muy pequeños) podrán hacerlo. Solo les tendremos que dar previamente unas sencilla pautas, donde poner la ropa sucia, los juguetes a su sitio, los zapatos al zapatero, etc…
  3. Ahora sí ¡comenzamos! Coloca la maleta en un lugar cómodo y lo primero, saca el calzado.  Limpia zapatos y botas y a su sitio. Las zapatillas quizás necesiten pasar por la lavadora antes de guardarlas.
  4. Coloca en su sitio los productos del neceser y el botiquín. Utiliza el contenido de los botes pequeños que hayas llevado. Una vez vacíos lávalos correctamente y guárdalos hasta el próximo viaje. Aprovecha y haz limpieza en el botiquín, separa para llevar al punto Sigre todos los medicamentos vacíos o caducados.
  5. ¿Has comprado algún recuerdo? Si es algún producto alimenticio, a la despensa o a la nevera. Y de no ser así, búscale ya un lugar bonito en casa para recordar las vacaciones a lo largo de todo año.
  6. Ha llegado el momento de la ropa. Lo primero es seleccionar la que no te has puesto o está limpia y no necesita lavarse. Si no se encuentra arrugada la volvemos a guardar perfectamente doblada o colgada en el armario. Si necesita plancha…te podemos ayudar con nuestro servicio de recogida de ropa para planchar. No creo que te apetezca ponerte a planchar a tu vuelta de las vacaciones.

Y ahora vamos con la ropa que hay que lavar:

Haz dos montones. Separa la ropa clara de la oscura. Identifica las manchas, si tienes camisetas sucias de helado, chocolate o grasa. Se habrán secado y tendrás que tratarlas manualmente antes de meter las prendas en la lavadora.

Separa también los bañadores y toallas de playa, recuerda que no debes guardarlos sin haberlos lavado adecuadamente para quitarles el salitre o el cloro de la piscina. Son un lavado rápido será más que suficiente y recuerda que para la ropa con licra es mejor lavarla en agua fría.

¿Has dormido en saco? Entonces deberás lavarlo siempre antes de guardarlo. Aunque a simple vista te parezca limpio es indispensable que pase por la lavadora antes de guardarlo para eliminar ácaros y humedades. Y asegúrate que esté perfectamente seco antes de enrollarlo y guardarlo de nuevo.

Llegado este momento con las montañas de ropa que tenemos para lavar y secar, el panorama no es muy alentador… para esto lo mejor será pasarte por una de nuestras lavanderías y evitarás tener que estar varios días con el cubo de la ropa sucia hasta los topes y lavando y secando. En un par de horas tendrás la ropa limpia, seca y de nuevo en el armario. ¡Ah! y mientras esperas a que lavadora acabe aprovecha y acércate al supermercado a llenar la nevera. Todas nuestras lavanderías están situadas estratégicamente con un supermercado muy cerca 😉

7.Ahora de nuevo en casa con la ropa limpia y guardada y la nevera llena. Ya solo queda limpiar las maletas, aprovechando que están totalmente vacías. Tanto por dentro como fuera. Siempre quedan restos de arena, polvo o suciedad por los zapatos. Guarda dentro las bolsitas que has utilizado para el calzado, ropa interior y el neceser. Así sabrás siempre donde encontrarlas para el próximo viaje.

Si has utilizado una bolsa de viaje o mochila podrás meterla en la lavadora siempre y cuando en la etiqueta así lo indique.

Además, puedes dejar un buen aroma y prevenir visitas indeseadas dejando una bolsita de lavanda o antipolillas perfumado en el interior.

8.Y por último guarda las maletas. Parece una obviedad, pero seguro que en más de una ocasión las maletas vacías se han quedado en medio del pasillo o en la habitación varios días. Al armario o al trastero una vez estén vacías y limpias.

Y ahora ya solo queda ¡descansar y disfrutar de la vuelta a casa!