Hacer la colada no siempre es tan sencillo como parece. Seguro que más de una vez has estropeado alguna prenda de ropa al lavarla. Para que esto no te vuelva a ocurrir, tan solo tienes que poner en práctica estos ¡5 trucos para hacer la colada perfecta!

 

  • Separa la ropa

Esto es lo primero de debemos hacer a la hora de poner la lavadora. Así evitaremos desteñir la ropa más clara con los colores oscuros de otras y encoger algunas prendas.

¡Se terminó el volcar el cubo de la ropa sucia dentro del tambor de la lavadora!

El proceso es sencillo. En un montón pondremos la ropa de color blanco, crudo, tonalidades claras y colores pastel que tengamos claro que no destiñen y en otro montón el resto.

Dentro de cada montón separaremos prendas delicadas como lana, linos, etc. esta ropa la lavaremos independientemente del resto, bien a mano o con un programa de ropa delicada, depende de las indicaciones de la etiqueta. Aprovecha este momento para mirar los bolsillos y quitar cualquier cosa que hubiese en su interior.

La ropa clara se puede lavar normalmente a temperatura templada o caliente, dependiendo del grado de suciedad de la misma y de las etiquetas. Es muy importante mirar siempre las ¡etiquetas de la ropa! así elegiremos la temperatura.

Por el contrario lo más habitual es lavar la ropa de color en frío, a no ser que sea ropa de trabajo muy sucia, que en este caso suelen ser tejidos resistentes y necesitaremos calor para retirar toda la suciedad.

Hay que tener especial cuidado con las prendas nuevas como vaqueros, toallas y en general cualquier prenda que sea la primera vez que lavas, casi siempre sueltan algo de tinte y pelusas en los primeros lavados.

Para evitar disgustos son muy recomendables las “toallitas atrapacolor” y vaciar la lavadora tan pronto como finaliza el lavado, ya que dentro de la lavadora las prendas mojadas transfieren el color unas a otras.

En cuanto a las toallas nuevas, lo mejor es darles un lavado exprés solas antes de estrenarlas así evitaremos llenar toda la colada de las tan odiadas “pelusas”.

 

  • Trata las manchas difíciles antes de meter la prenda en la lavadora

Seamos realistas, por ahora no hay ningún detergente efectivo al 100% con todo tipo de manchas y más cuando están “resecas”. Ni los detergentes industriales y profesionales como los que nosotros empleamos nos pueden garantizar una eliminación total de todo tipo de marchas.

Por ese motivo, si tienes alguna prenda con una mancha, lo mejor es tratarla antes de meter la ropa en la lavadora.

Dependiendo de la mancha y del tipo de tejido podrás utilizar distintos productos, desde blanqueadores, quitamanchas, etc. Y recuerda cuanto más tiempo tenga la mancha, más complicado será eliminarla al 100%. Por eso lo mejor tratar la mancha en el mismo momento de producirse y luego meter la prenda en el cubo de la ropa sucia para su lavado posterior.

 

  • Botones y cremalleras

Recuerda abrochar las cremalleras y velcros antes de poner la lavadora, así evitaremos que los dientes arañen y enganchen los tejidos.

Por el contrario las camisas y cazadoras con botones se lavarán mejor con los botones desabrochados. Además no se hace tanta tensión en la ropa evitando que estos se rompan.

 

  • No sobrecargues la lavadora

Llena la lavadora en su justa medida. No es eficiente ni ecológico poner una lavadora medio vacía, pero tampoco es lo más adecuado poner la lavadora llena hasta los topes, ya que no conseguiremos que la ropa se lave adecuadamente.

Un buen truco, que nosotros siempre enseñamos en nuestra lavanderías autoservicio, es llenar el tambor de la lavadora hasta el límite en el que aún entre tu mano en la parte superior y la puedas mover de izquierda a derecha sin tocar la ropa.

 

  • La cantidad justa de jabón y suavizante

Pese a creer que cuanto más jabón echemos mejor se lavará la ropa, ¡esto es un error! Hay que dosificar el jabón y el suavizante en la cantidad adecuada. Para esto lo mejor es seguir las indicaciones del fabricante en cuanto a cantidades y dureza del agua.

Otra de las ventajas de hacer la colada en nuestras lavanderías, es que en nuestras lavadoras no te tienes que preocupar de eso ya que se dosifica automáticamente los gramos necesarios por cada kilo de ropa.

Pero ¿qué ocurre si echamos más jabón o suavizante del recomendado? pues que la ropa saldrá con manchas de jabón ya que no estará correctamente aclarada. Si nos pasamos con el suavizante toallas y paños perderán capacidad de absorción. Seremos poco respetuosos con el medio ambiente y por otro lado estamos desperdiciando recursos. ¡Olvídate de ver solo espuma dentro del tambor! 😉

Así que ya sabes, para evitar problemas a la hora de hacer la colada lo mejor es dedicarle unos minutos para preparar la ropa, prestar especial atención a los tejidos que estamos lavando y consulta siempre las instrucciones de lavado de cada prenda.  De este modo lograrás conservar la ropa en buen estado durante ¡mucho más tiempo!